viaje al norte p.jpg

Joan Boldó i Climent ,Editores

13,5 x 21 cm

65 paginas

Diseño  e ilustraciones

de Jordi Boldó

Queretaro ,1991

Viaje al Norte de las Fronteras

"Este libro nos conduce a través de un portal a otra dimensión. La dimensión de un tiempo que se rige por la frecuencia de las estaciones, los ciclos y las fiestas. Como esa fiesta donde se manifiestan los espíritus ancestrales, que hablan y comparten con los seres humanos."

Alberto Ruz, Historiador, activista social y escritor, autor de los Guerreros del Arcoíris. (Presentación en Tepoztlán, 1991.)

 

"Somos muchos los que hemos caminado por distintos desiertos buscándonos a nosotros mismos. Parece ser que esta búsqueda está asociada con un cierto rigor telúrico. Las distintas geografías de la tierra también representan distintas geografías internas."

Hélida Salamero, astróloga. (Presentación en Tepoztlán, 1991.)

 

Complace leerlo, por la magnífica austeridad de su prosa, sus frases formadas de cortas oraciones, su parca descripción de los acontecimientos, evitando los floridos adjetivos, o las largas y tantas veces de más, reflexiones.

Ana Tamarit, La Jornada Semanal. México.

 

Ciencia-ficción soterrada en un ámbito ecológico-místico que se presta a los viajes astrales y físicos, que no puede desembarazarse de los personajes ideales, tipos centrados y concentrados en un fin específico. Y para ello, Sundar se pierde para encontrarse en el desierto.

Armando Oviedo, Sábado suplemento de unomásuno, México.


José Luis Sierra, Profesor universitario, poeta.

Presentación en Querétaro, 1992.

 

Lo extraordinario de la ficción planteada asegura su entendimiento por la universalidad de sus signos. Se precisa en lo intemporal y suscita atención por el juego interior de las reflexiones. Varias historias a partir de una expectativa.

Gregory Cohen, escritor y actor.

Presentación en Feria del Libro de Santiago, 1992.

 

Una novela corta, un relato largo, un suspiro que hace volar sin ruido, sin trastabillar por senderos aparentemente tan externos, tan turísticos, tan de afuera, sin embargo, tan llenos de dudas, de magia, de vida, típicos del ensueño, de una consciencia vuelta hacia adentro.

chañar_San_Pedro.jpg

Desde mis primeros trabajos, el texto y la imagen han sido dos escrituras entre las que he intentado crear sinergias. 

Viaje al Norte de las Fronteras, mi primer libro, publicado en México, en 1990, con el seudónimo Pedro Azor, fue acompañado por una exposición de fotografías que realicé en el Desierto de Atacama, el escenario que inspiró la narración. 

El catálogo de esa exposición fotográfica, escrito por Eugenia Echeverría, poetisa y escritora chilena, decía:

“Las fotografías de Atacama son un largo flujo de mediaciones desde la piedra hasta al alma del mirador. Un recorrido plagado de sorpresas luego de atravesar cada filtro por el que transita la luz... al final del viaje, la luz ya no de Atacama o de Tolosa, sino

la luz de cada uno, acariciando piedras en el alma".